“EL PARQUE DE MÁLAGA”

“EL PARQUE DE MÁLAGA”

Publicado por Marisa Rodríguez

El Parque de Málaga o Parque de la Alameda, es un parque situado en el centro de la ciudad andaluza de Málaga, España. El diseño corresponde a un jardín mediterráneo con numerosas especies tropicales y subtropicales, que lo convierten en uno de los más importantes parques públicos de Europa en lo que a flora exótica se refiere. En este paseo con jardines a ambos lados, de carácter renacentista y barroco, existen especies botánicas de los cinco continentes. Se realizó a principios del siglo XIX en terrenos ganados al mar, para la ampliación del puerto en una costosa operación.

El parque se extiende desde la Plaza de la Marina, al oeste hasta la Plaza del General Torrijos en La Malagueta, donde se encuentran el Hospital Noble y la Plaza de Toros de la Malagueta. Se compone de una primera línea al norte de la calzada que lo atraviesa, que está flanqueada por edificios monumentales (Palacio de la Aduana, la antigua Casa del Jardinero Mayor, el antiguo edificio de Correos, la sede del Banco de España y el Ayuntamiento y los Jardines de Pedro Luis Alonso), por encima de los cuales asoman los Jardines de Puerta Oscura y la alcazaba. En el lado sur del paseo se ubica el parque propiamente dicho, en una franja llana ganada al mar que separa la ciudad de su recinto portuario. Alberga ejemplares de especies de gran singularidad, como el palo borracho.

Historia

El paseo fue trazado como una prolongación de la Alameda Principal y tiene su origen en una ley de 1896. El entonces presidente del Consejo de Ministros, Antonio Cánovas del Castillo impulsó un ambicioso proyecto para ampliar el recinto portuario y conformar la estructura moderna que ha conservado hasta la actualidad. Paseo del Parque. La idea visionaria del político malagueño se convirtió en una realidad gracias al proyecto que el ingeniero Rafael Yagüe terminó en el año 1876. La propuesta incluía el diseño de un puerto amplio que contemplaba la construcción de los diques para los muelles 1 y 2 tras una compleja obra para la época que hacía necesario ganarle al mar unos 150 metros de longitud. Debido al alto precio de los trabajos de construcción, sobrevino una crisis en la financiación que ascendía a una alta cantidad económica, 6 millones de pesetas de aquella época, lo que llegó a plantear la privatización de los terrenos conseguidos al rebajar la línea de muelle. Cánovas del Castillo evitó que hubiera que vender los terrenos ganados al mar proponiendo que el Estado español adelantara el dinero necesario a la entonces Junta de Obras del Puerto para que pudiera terminar la obra. Los terrenos finalmente fueran regalados a la ciudad de Málaga para construir uno de los jardines de flora subtropical más importantes de Europa.

InmoMalaga, tu nueva inmobiliaria de confianza

 

Abrir chat
Hola 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?